Covid 19:Trudeau advierte que Canadá se juega su futuro

El primer ministro, Justin Trudeau, advirtió este viernes que el futuro de Canadá está en juego ante el rápido aumento de los casos de coronavirus y los cálculos de que en las próximas semanas la pandemia puede sumar 60.000 casos al día si la ciudadanía no toma medidas de forma urgente.

La provincia de Ontario, la segunda más castigada por la enfermedad y la más poblada del país, reaccionó rápidamente tras la publicación de las previsiones por parte de las autoridades sanitarias y el aviso de Trudeau sobre el avance del coronavirus en Canadá.

 El primer ministro provincial, Doug Ford, ordenó el confinamiento parcial en las municipalidades de Toronto y Peel.

A partir del sábado, las tiendas y centros comerciales en esas dos municipalidades, que concentran más de 4 millones de personas, cerrarán sus puertas a los consumidores y solo ofrecerán ventas a través de internet y la entrega de los productos adquiridos en el exterior de los establecimientos.

Además, en Toronto y Peel ahora solo están permitidas las reuniones de un máximo de 10 personas en el exterior y el lunes, las instituciones de educación post-secundaria permanecerán cerradas hasta nueva orden.

Imagen de Frank Winkler en Pixabay

Lee también: Placeres pandémicos se sufre pero se goza.

AUMENTAN LOS CASOS

Las medidas son consecuencia del rápido aumento de los casos, que ahora se sitúan en una media diaria de 4.800, por encima de lo alcanzado en el peor momento de la primera oleada de la pandemia en la primavera. Y las expectativas son mucho peores, de seguir la tendencia.

Las autoridades canadienses consideran que las próximas semanas son críticas por lo que Trudeau decidió dirigirse al país en la mañana del viernes desde la escalinata de entrada a su vivienda oficial en Ottawa, algo que no había hecho desde la primavera, para subrayar que los canadienses deben limitar su interacciones con otras personas y quedarse en casa el máximo tiempo posible.

«No quería estar aquí esta mañana. Ustedes no querían que yo estuviese aquí. Pero estamos aquí de nuevo», dijo un sombrío Trudeau en el inicio de su declaración, para añadir que «los casos en todo el país están subiendo de forma masiva»

El primer ministro añadió que Canadá se juega su futuro con el coronavirus. «Estamos realmente en riesgo de que la carga se dispare y los hospitales no puedan responder y más seres queridos mueran. Así que necesitamos hacer todo lo que podamos ahora para ralentizar la propagación de la covid-19», agregó.

NO HABRÁ CONFINAMIENTO NACIONAL

 A pesar de la gravedad de la situación, Trudeau se negó a imponer un confinamiento nacional como el vivido por el país en el punto más grave de la primera oleada de la pandemia, y dijo que es la labor de los Gobiernos provinciales decidir las medidas a tomar.

Pero sí dejó claro que el confinamiento es la medida preferida por Ottawa al declarar que «entrar en un confinamiento y apoyar a las empresas mientras estamos confinados es una mejor forma de asegurar su éxito en los próximos meses y años que intentar resistir un virus que está circulando sin control».

Las advertencias de Trudeau llegaron minutos después de que la directora médica del país, la doctora Theresa Tam, diese a conocer las nuevas proyecciones de casos.

Versión EFE